Dale que Brota, un proyecto de inclusión y vida

El CEBJA José Ingenieros encaró un proyecto que tiene como objetivo la creación de un espacio de socialización para los alumnos de la institución. Pero la iniciativa creció y hoy reúne a una gran cantidad de personas

La idea de crear una huerta por parte del CEBJA José Ingenieros surgió tras la llegada de una familia originaria de Siria, que buscó refugio en nuestro departamento tras los terribles hechos acontecidos en su país. “Esto comenzó el año pasado ya que vimos que los chicos sirios se encontraban en situación de vulnerabilidad, por eso intentamos crear una salida laboral para ellos” explicó Laura Caratti, quien es docente en el aula satélite que funciona en la calle El Chañaral y atiende principalmente a vecinos en situación de vulnerabilidad, de los cuales la mayoría son adultos, mujeres desocupadas, amas de casa y jóvenes que no concluyeron la escuela primaria.

Las primeras tareas fueron difíciles ya que hubo que adecuar el terreno, que en principio era un yuyal, pero lejos de bajar los brazos, los miembros de esta activa comunidad educativa pusieron manos a la obra, pasando el tractor y abonando la tierra, gracias a este esfuerzo se pudieron plantar zapallos, tomates y otras verduras.

Fundación Cecsagal tuvo un papel importante para el crecimiento de este proyecto ya que se colaboró con la construcción de un invernadero, el INTA brindó asesoramiento y actualmente se está trabajando con una plantación de lechuga: “Al principio les cuesta involucrarse, porque la mayoría son adultos, pero trabajamos mucho con el compromiso para que la huerta continúe, ya que si bien tienen otras ocupaciones siempre destinamos un tiempo para el proyecto” comentó Caratti.

Los productos que se generan en el invernadero se venden al público y los fondos que se recaudan van destinados al crecimiento del proyecto

Leave a Comment