El “Galleta”, el último lustrabotas de Alvear

Hugo Arrieta, más conocido por todos como “Galleta, aún recorre las calles de General Alvear manteniendo viva la profesión del lustrabotas. La historia de un hombre, que con su profesión resiste el paso del tiempo.

A los diez años, Hugo “Galleta” Arrieta aprendió la profesión de lustrabotas, anteriormente se había dedicado a otras tareas como el reparto de diarios, pero finalmente se inclinó por este noble oficio que desempeña desde hace 50 años: “Empecé a vender diarios, pero después empecé a juntarme con amigos y a lustrar botas, lo hacía en el centro, en las confiterías y en el Banco Nación, había que ayudar en la casa, a mi papá y a mi mamá” cuenta “Galleta” acerca de aquellos años en los que se iniciaba como lustrabotas. El oficio lo aprendió de manera autodidacta, observando a otros trabajadores que realizaban la misma tarea.

Actualmente “Galleta” se levanta temprano y cerca de las 9 hs sale a la calle, primero realiza una recorrida por el centro, visitando algunos comercios, luego hace una visita en la parada de colectivos y finalmente se instala en un café céntrico, donde habitualmente lo podemos ver trabajando, haga frío o haga calor, él siempre está.

Entre las anécdotas que Hugo siempre cuenta, se encuentra la del origen de su sobrenombre: “Galleta”, “Siempre iba a comprar galletitas al almacén de Don Bertone, tanto ir a ese negocio me pusieron el sobrenombre y finalmente me quedó” dice nostálgico por aquellos años de infancia en el Barrio San Carlos.

Si bien el número de clientes disminuyó notablemente con el correr de los años, “Galleta” aún conserva a sus fieles clientes que todos los días se acercan para lustrar sus zapatos y, de paso, charlar un rato de la vida. “Acá todo el mundo me conoce. Yo soy el último lustrabotas que queda, cuando yo no trabaje más la profesión se va a perder porque a los jóvenes no les interesa este trabajo” dice Hugo.

Leave a Comment