Gabriela Tormo, la dueña de las rutas

Gabriela fue una de las 12 mujeres seleccionadas por la empresa Scania para estudiar y obtener la licencia de chofer profesional de camiones.

Profesora de Inglés, hija y esposa de camioneros, esta madre de dos hijos ahora suma a su curriculum ser camionera. Gabriela Tormo siente con pasión esta profesión: “La llevo en la sangre, y a los cinco años viajaba con mi papá y luego me casé con un transportista” cuenta Gabriela quien no pudo participar de la primera edición pero finalmente sí logró anotarse en la segunda edición de Scania, siendo una de las 12 mujeres seleccionadas entre 1200 inscriptas.

Gabriela reconoce que, si bien, muchas mujeres que conducen lo hacen por pasión y otras por ser una salida laboral, en Argentina costará un poco más que se normalice tener una mujer al volante de estos grandes camiones, habiendo lugares como Brasil, donde ya está totalmente instaurada la profesión: “En mi caso me conocen de muy chica porque viajaba con mi papá, entonces ya lo tengo normalizado y conozco mucha gente del rubro, siempre hay buena cordialidad y creo que lo que más va a costar es que se instale en las empresas más que a nivel compañerismo”.

El camino para obtener la licencia no fue fácil, ya que tuvo que viajar a Buenos Aires y completar pruebas teóricas y de práctica, afortunadamente contó siempre con el apoyo de su familia. Desde que completó el curso ya ha realizado algunos viajes en solitario y ahora espera con ansias el verano para poder cruzar a Chile por los caracoles, sin dudas un desafío para cualquier conductor.

A todas las mujeres interesadas en obtener la licencia para manejar estos camiones enormes, Gabriela les aconsejó que estén atentas porque se viene la tercera edición para aprender a manejar Scania.